¿Como te afecta la reforma de pensiones?

 

El sistema de pensiones públicas pende de un hilo. A largo plazo el modelo actual es insostenible debido al cambio estructural de la pirámide de población y a la mayor esperanza de vida. Por ello el gobierno ya ha empezado una serie de medidas, la llamada reforma de pensiones, que van a cambiar el sistema para siempre.

El cambio más importante de esta nueva reforma de pensiones es la introducción del factor de sostenibilidad.

¿Qué es el factor de sostenibilidad?

El factor de sostenibilidad viene a añadir dos nuevas variables al cálculo de la pensión a las ya existentes actualmente, como son los años cotizados, la cuantía cotizada, la edad de jubilación, etc. A partir del año 2019 se tendrá en cuenta al calcular la primera pensión de los nuevos jubilados también la esperanza de vida en dicho momento. A esto se le conoce como el factor de equidad intergeneracional. Esta variable se revisará cada 5 años en función de la evolución de la esperanza de vida.
La segunda variable del factor de sosteniblidad supone ligar la revaloracición de las pensiones a la salud de las arcas públicas. Implica que las pensiones solo suben si aumentan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones. Este factor se movería entre unos valores situados entre un mínimo del 0,25% y un máximo del IPC + 0,5%.

¿Porque se introduce el factor de equidad intergeneracional?

El objetivo fundamental es que, dado que la esperanza de vida ha aumentado considerablemente y se estima que lo siga haciendo, los jubilados perciban a igual contribución durante la etapa como cotizantes, el mismo importe vía pensión pública de jubilación como jubilados.

¿Como te afecta el factor de equidad intergeneracional?

Dado que la esperanza de vida tiende a aumentar, los futuros jubilados vivirán más años. Por tanto, sus derechos cotizados durante la etapa activa deberán repartirse durante un número mayor de años. Aunque de manera global recibirán de manera equivalente a los jubilados actuales, la cuantía mensual será más reducida. Es decir, se cobrará menos al mes pero durante más años.
Se prevé que en el primer año de aplicación, esta variable supondría un descuento en la pensión del 0,47%. Por tanto, un pensionista que se jubilara en 2018 y cobrara una pensión de 1.000 euros, pasaría a cobrar 995,3 euros si lo hiciera en 2019.
Si bien, este será el recorte solo en 2019, hay que destacar que este factor es acumulativo. A los cinco años de vigencia, se revisará y se verá qué recorte se sigue aplicando, para los cinco siguientes.
Expertos han calculado que un trabajador que se jubile dentro de 30 años, con una carrera de cotización idéntica a la de otro trabajador que se jubile en 2018, podría cobrar alrededor de un 20% menos que este último, solo por la aplicación del factor de sostenibilidad.

¿Que es el factor de revalorización anual?

Esta segunda variable supone desvincular la revalorización de las pensiones del IPC y ligarla a la salud de las arcas públicas. Implica que las pensiones solo suben si aumentan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones. Este factor se movería entre unos valores situados entre un mínimo del 0,25% y un máximo del IPC + 0,5%.

La traducción práctica es que las pensiones subirán sólo un 0,25% cada año si el sistema está en déficit, independientemente de lo que haga el IPC. Es decir, los pensionistas pueden perder adquisitivo cada año si el sistema no mejora.
Por el contrario, si las cosas van bien para la economía y las pensiones públicas, éstas pueden subir el IPC +0,25% para recuperar así parte del poder adquisitivo perdido.

¿Como te afectará el factor de revalorizacion anual?

Según esta fórmula, cabe la posibilidad de que los futuros jubilados cobrasen una pensión más baja que quienes se retiraron antes en las mismas condiciones, además del efecto mencionado anteriormente que los pensionistas pueden perder poder adquisitivo que se irá acumulando y por lo tanto multiplicando a lo largo de los años que el sistema no obtenga un superávit lo suficientemente alto.

Con todo lo anterior también hay que tener en cuenta que cada 15 años aproximadamente se lleva a cabo una reforma de pensiones que siempre conlleva un detrimento en los las condiciones generales que estas se ofrecen. A día de hoy muchas de las pensiones actuales no llegan a garantizar un bienestar económico pleno. entro de 30 años seguramente sean insuficientes para mantener un nivel de vida digno.

Existen muchos métodos diferentes para garantizar el bienestar de tu futuro económico complementándolo a tu futura pensión. Como cada persona es distinta, cada producto se ajusta a cada tipo de ahorrador según su capacidad de aportación o tramo de tributación. Conocer estas ventajas e inconvenientes y saberlas aprovechar al máximo es básico para maximizar nuestros beneficios. Por eso es importante recurrir a asesoramiento profesional y experto en la materia.

«LAS DECISIONES QUE TOMEMOS HOY, REPERCUTIRÁN EN NUESTRA ESTABILIDAD ECONÓMICA FUTURA»

11 943
RHOMBUSGC