La propagación del coronavirus fuera de China aumenta los riesgos

Las acciones mundiales cayeron y los activos considerados refugios de seguridad tuvieron un recorrido alcista en respuesta a los brotes del coronavirus COVID-19 fuera de China. Las noticias acerca de los casos confirmados en Italia provocaron caídas en todos los mercados.

El oro subió un 2,2%, y los rendimientos de los bonos del gobierno estadounidense a 10 años cayeron 8 p.b. hasta 1,39% ya que los inversores se inclinaron hacia activos considerados seguros.

¿Qué observamos?

La aparición de un gran número de casos nuevos en Italia ha aumentado considerablemente el riesgo de una fuerte caída en la confianza empresarial y del consumidor. Dado al período de incubación del virus, las dos próximas semanas serán decisivas para determinar el alcance del brote. Si Europa y/o las naciones de América del Norte replicaran las enérgicas medidas de contención empleadas en China, esto podría significar un crecimiento considerablemente menor en el primer semestre y requerir medidas compensatorias por parte de las autoridades monetarias y fiscales para impedir una caída prolongada. Dicho esto, observamos que el virus puede controlarse relativamente rápido si se actúa con determinación.

Sigue habiendo buenos indicios que China está logrando contener el brote. Los nuevos casos en China excluida la provincia de Hubei se sitúan en niveles muy bajos, lo que debería permitir que la actividad económica se normalice y que la disrupción en la cadena de suministro comience a resolverse. Para confirmar esta tendencia, seguiremos atentamente la evolución de los indicadores de actividad de la Economía China.

¿Qué significa esto para los inversores?

Como sucede con cualquier venta masiva repentina, los inversores deben mantener una perspectiva a largo plazo y gestionar los riesgos mediante la diversificación global y por clase de activo. Es importante no pasar por alto otros factores que pueden movilizar el mercado, en particular en vista de que en los próximos días y semanas las respuestas de las políticas monetaria y fiscal, entre otras, a la crisis.

Dicho esto, hay varias estrategias que pueden ayudar a los inversores en este período de incertidumbre.

Que proponemos?

  • Sobreponderar las acciones de mercados emergentes y consideramos que las recientes caídas del índice MSCI ofrecen un punto de entrada atractivo a largo plazo. Esto se apoya en nuestra visión de que China logra contener el brote en ese país en las próximas semanas para permitir una evolución en la actividad económica (reavivar la confianza del consumidor y limitar el impacto económico y en los mercados del COVID-19 al primer trimestre del año).
  • Infraponderar las acciones de la zona euro. El mercado negocia con un ratio precio-beneficios para los próximos 12 meses de 14,8 veces, en el extremo superior del rango de 15 años, en un momento en que prevemos que los beneficios se contraerán un 1% en 2020.
  • Evitar los sectores más vulnerables, lo que incluye a las aerolíneas y los hoteles.
  • Invertir en acciones «que se benefician de consumidores que permanecen en sus hogares» en sectores como comercio electrónico, juegos y envíos a domicilio de comida, donde cabe esperar un aumento de la demanda en caso de medidas de cuarentena.
  • Buscar acciones que reparten dividendos sostenibles, las que podrían considerarse refugios de seguridad relativa, en particular en vistas de la fuerte caída de los rendimientos de los bonos.
  • Sacar provecho de una mayor volatilidad. La variación de la volatilidad en referencia al temor del virus, aumenta el rendimiento disponible de las estrategias de venta de puts, aprovechando una mayor rentabilidad, al tiempo que ofrece una exposición más defensiva a las acciones. Los inversores que buscan una mayor protección contra caídas también pueden recurrir a soluciones estructuradas para mejorar su rendimiento y, así mismo, ofrecer cierto grado de protección del capital.

                                                                                                                                                                                            Dpto. de Análisis de Rhombus

                                                                                                                                                                                                                Fuente: UBS BANK

0 128
admgonzalo